Precios de Metales Preciosos
Oro: 1338.27 EUR
Plata: 15.72 EUR
Platino: 804.19 EUR
Paladio: 1544.55 EUR
Rodio: 4989.66 EUR

Niveles de la deuda italiana

Nuevos análisis de la deuda de Italia han llegado a dos conclusiones potencialmente perjudiciales, las cuales podría tener un gran impacto en los mercados. En primer lugar, que muchos otros países europeos deben la deuda de Italia, lo que significa que si la economía italiana sufre, esos países también podrían estar en problemas. Y en segundo lugar, que la deuda de Italia solo va a crecer a medida que la economía comience a sufrir.

 Los bancos italianos ya están presentando dificultades con alrededor de 1.5 billones de euros de deuda. Sin embargo, otros países le han prestado a la deuda del gobierno italiano, la cifra asciende a 425 mil millones de euros. Nuevos análisis nos han permitido ver el desglose de la deuda. Esto nos permite descubrir que países están en mayor riego si la economía de Italia entra en una crisis. Francia es el país más vulnerable, con los bancos franceses que le han prestado a Italia un total de 285.5 mil millones de euros. Casi la mitad del crédito de Francia a Italia (125.5 mil millones de euros) fue prestado por BNP Paribas. Alemania fue el segundo prestamista más grande de Italia, que le ha prestado un total de 58.7 mil millones de euros. El tercer país prestamista más grande de  Italia le presto 25.2 mil millones de euros. Finalmente, el banco Barclays (ubicado en el reino unido) le ha prestado a Italia alrededor de 17.4 mil millones de euros. Si algo le ocurriera a la economía italiana, estos países y bancos podrían ser gravemente afectados de forma negativa. Los análisis indicaron también que la cantidad de riesgo podría está en aumento, con la tasa de endeudamiento de Italia habiendo alcanzado brevemente un máximo de tres semanas. Ya que la deuda de Italia podría estar creciendo, otros sectores de la economía están en bajada, indicando que los problemas podrían empeorar para el país mediterráneo.

A medida que la deuda de Italia aumenta, los aspectos de la económica han disminuido, lo que conduce a muchos economistas a creer que la situación podría empeorar. En el cuarto trimestre de 2018, Italia entro oficialmente en recesión. Esto indica que el crecimiento de la economía está disminuyendo o estancándose, mientras las tasas de desempleo y bancarrotas aumentan. Además, el índice de gestores de compra (PMI por sus siglas en inglés) del sector manufacturero se hundió a 47.8 en Enero. El PMI es considerado generalmente un buen indicador de la salud económica general de un país y es un indicador líder utilizado por los inversores para predecir el producto interno bruto (GDP por sus siglas en inglés). Un valor de 47.8 indica que la producción en Italia se está disminuyendo,  lo cual podría señalar dificultades económicas graves en el futuro. Además, el gobierno italiano está planeando nuevos mecanismos que continuaran incrementado la deuda nacional del país.

Dos factores críticos para determinar la salud económica de un país son sus niveles de deuda y sus indicadores financieros claves. En el caso de Italia, estos dos indicadores son negativos. En primer lugar, la deuda nacional es muy alta, y el gobierno tiene planes de incrementar los gastos, lo cual hará que los niveles de deuda aumenten. En segundo lugar, muchos indicadores económicos, incluyendo el PMI, indican que la economía está bajo cierta presión. En base a esto, se puede concluir que Italia, aunque es poco probable que tenga una crisis económica, es probable que experimente una económica más débil en un futuro a corto plazo.