Precios de Metales Preciosos
Oro: 1475.26 USD
Plata: 16.92 USD
Platino: 899.50 USD
Paladio: 1843.00 USD
Rodio: 5925.01 USD

El Banco Central Europeo se Enfrenta a Estos Tres Problemas Principales

El Banco Central Europeo se enfrenta actualmente a algunos problemas importantes en múltiples frentes. La percepción de seguridad que ha construido la reputación del BCE se encuentra ahora en la cúspide del colapso.

El BCE parece incapaz de manejar el futuro incierto de la Eurozona y algunas preocupaciones importantes con respecto a la economía de la UE. Hay tres preocupaciones principales que el Banco Central Europeo necesita abordar que se describen a continuación.

Política Monetaria y Perspectivas:

El primer tema que debe ser abordado por el BCE es con respecto al clima político actual de la UE. ¿Cómo afectarán las políticas actuales de la UE a las futuras políticas monetarias del BCE? El BCE está experimentando una tendencia a la baja en sus indicadores económicos. El banco debe abordar las preocupaciones sobre si se trata de un declive temporal o una indicación de una recesión más grave.

Debido al clima incierto actual en la Unión Europea, el Banco Central Europeo necesita modificar su política monetaria, sus tasas de interés y otorgar préstamos fáciles a bancos más pequeños para asegurar su participación de mercado. El presidente del BCE ha reconocido recientemente que la actual recesión económica es más grave de lo que había previsto. Como resultado, las compañías internacionales han desacelerado la inversión en la Eurozona, causando un nuevo estancamiento económico.

A pesar de todas estas dificultades actuales, todavía queda algo de esperanza para el BCE. Los gobiernos de la Eurozona están gastando más para aliviar la situación actual al aumentar los salarios. Esto ha hecho que los consumidores estén menos preocupados por las perspectivas económicas actuales. Es importante que el BCE mantenga una perspectiva a largo plazo.

Inflación:

De igual preocupación son las tasas de inflación del euro. Este problema no es exclusivo de la UE (la Reserva Federal también lucha con los dilemas de la inflación), pero los problemas en la UE parecen ser manipulados. Algunos bancos centrales europeos están bombeando conscientemente más dinero en sus propias economías para alcanzar los objetivos de inflación, lo que se traduce en un aumento continuo de los costos para las empresas, especialmente en los salarios.

Sin embargo, el largo período de recesión económica y un euro más fuerte han hecho que los precios de muchos bienes importados sean muy bajos. Esto ha provocado un aumento neto de las importaciones en la Eurozona. Las tasas de inflación persistentemente bajas debidas a un euro más fuerte son ahora un dolor de cabeza para el BCE. Es posible que no tengan más remedio que inyectar dinero intencionalmente en la economía de la UE para alcanzar sus objetivos económicos. Este problema y la solución sugerida causarán un desequilibrio en el mercado europeo actual, haciendo que una recesión económica sea más larga y más seria.

Políticas de Tasa de Depósito Negativa:

Otra política extraña del BCE es que cobra tasas de exceso a los bancos por depósitos grandes. El BCE cree que los prestamistas pueden hacer un mejor uso del dinero depositado que dejarlo en la cuenta. Esta política ha impactado negativamente en la condición económica del BCE y ha reducido el interés de los inversionistas en mantener el dinero en el BCE, dando como resultado una disminución neta en los depósitos del BCE.

Muchos bancos, incluido el Banco Central de Francia, también han sugerido que el BCE debería revisar su política de depósitos negativos. El presidente del BCE ha anunciado recientemente que deben modificar esta política. Sin embargo, este escenario crea una situación algo incierta, y la incertidumbre empuja a los inversores fuera del mercado.

Para ayudar a mitigar su impacto, el BCE ha adoptado una nueva política para proporcionar actualizaciones periódicas sobre sus políticas y enmiendas. Esta transparencia puede servir para mejorar la crisis en curso, sin embargo, también  podría ser contraproducente.